lunes, 29 de septiembre de 2008

...Sobre la prostitución parte 2

¿Por qué es tan importante asegurar su permanencia?
¿Para quienes, es tan necesaria e indispensable?


Hay que hablar primera de la prostitución como una actividad organizada por hombres (o mujeres) machistas, en función de las normas patriarcales. Creo que es importante revelar, desde el inicio de esta discusión; la verdadera dimensión de la prostitución, pues se suele pensar solamente en las mujeres que ejercen la prostitución, sin percatarse que la prostitución existe para que los hombres machistas y la sociedad patriarcal la requiere








Se nos pregunta:
¿Cuántas prostitutas hay?


Nosotras respondemos:

¿Cuántos clientes son?









La prostitución es una consecuencia lógica de sociedades patriarcales en las cuales las mujeres son consideradas como propiedad privada y pública de los hombres y donde las mujeres están reducidas a condición de objeto sexual. Esta ideología patriarcal divide a las mujeres en dos clases: buenas y malas. Mandonas y putas. – Para así controlar la vida de todas las mujeres en todos los niveles de la sociedad. Es esta coerción fundamental que marca las vidas de todas las mujeres, que dosifica el cuerpo de la mujer, y reduce el sexo a una mercancía. Es dentro de este marco patriarcal que el hombre considera que es su derecho tener acceso al sexo. Derecho adquirido en el matrimonio, fuerza física, por la conquista, y en este caso; por el dinero. Mientras los hombres consideren el sexo una mercancía adquirida por la fuerza, por el dinero o por la conquista, la prostitución estará perennizada en nuestra sociedad y la mujer estará reducida a “objeto sexual”


Siempre que hablan de la prostitución, me parece importante poder enfatizar de qué se habla de relaciones de poder en vez de una relación sexual. El hombre compra el uso del cuerpo de la mujer para satisfacerse como a el le parezca. En la prostitución el sexo esta despersonificado, reducido a un acto de dominio, de desfogue, de auto-gratificación. Se refiere también a la prostitución como al sexo anónimo, pues no es necesario que cliente y prostituta se conozcan, que tengan nombres o historias personales. Es dentro de este marco de deshumanización de la relación sexual que cuestiono y critico la prostitución. No es por razones moralistas o porque me encuentre en contra del “sexo prohibido”. Mi cuestionamiento de la prostitución es un rechazo a la dominación, al ejercicio de poder y brutalidad sobre el cuerpo de la mujer, un rechazo a esta coerción sexual fundamental que afecta a todas las mujeres. Creo como feminista, que las relaciones sexuales, como las relaciones sociales entre hombres y mujeres, deben estar caracterizadas por principios de equidad, mutuo respeto, responsabilidad y no deben ser un mero contrato de poder.

martes, 23 de septiembre de 2008

...Sobre la prostitución Parte 1

La prostitución es un tema controversial dentro del movimiento feminista. Especialmente la línea que afirma que la prostitucion como el uso autónomo del cuerpo por parte de la mujer: Tomando en cuenta que las mujeres y niñas en comercio sexual y prostitución forzada son objeto de diversas violencias.

Para empezar, me gustaría enfatizar en la complejidad y la problemática contradictoria que existe al tratar de abordar el tema. Y empezaré por separar las distintas opiniones del tema por discurso cultural, feminista y el discurso de las prostitutas.

El discurso cultural es lo que la sociedad machista nos dice de la prostitución. En primer lugar se considera que la prostitución consiste en la venta de servicios sexuales a cambio de dinero u otro tipo de retribución (fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Prostitucion ), y básicamente que la mujer es el esteriotipo de quién se prostituye. Los elementos de la prostitución son: Mujer, Sexualidad y plata. Dentro de este marco se ha podido afirmar que la prostitución es “un mal necesario” (JA-JA) y que es a la vez, el oficio “más antiguo de la historia”.

El discurso feminista Son dos posiciones sostenidas por feministas: la de las feministas que, en una línea de afirmación de la autonomía de la mujer, consideran que la mujer tiene el derecho único sobre su cuerpo y sobre su sexualidad, y por eso, “la prostitución puede ser una opción libremente escogida por las mujeres. La otra posición es condenatoria a la prostitución considerándola como una violación de la dignidad de la mujer, y es una posición claramente abolicionista.

Y, finalmente, El discurso de las prostitutas, Son muchas las voces de las minas involucradas en la prostitución que enuncian sus diferentes puntos de vista, que dejan en claro los tremendos niveles de discriminación y represión de que han sido víctimas y que exigen sus derechos como personas y ciudadanas, y también consideración frente a los riesgos de salud, a las que están expuestas.








Esta división en los diferentes discursos me parece interesante, y aunque no cubre totalmente la complejidad de posiciones dentro de nuestras realidades, nos puede ayudar a sistematizar nuestros propios análisis y proposiciones. Si bien tomo mi Posición desde una perspectiva feminista. No concuerdo con el discurso de mis compañeras. Considero que el discurso feminista sobre la prostitución debería empezar con una crítica de la sociedad patriarcal y de un análisis de la situación de la mujer dentro de nuestras sociedades. Pienso que, desde esa perspectiva, no tendríamos que estar divididas entre quienes están a favor y quienes están en contra de la prostitución, sino más bien, tomar al toro por los cuernos, y empezar a crear una verdadera liberación de clichés para hombres y mujeres.

Todas hemos sido testigos del discurso cultural sobre la prostitución, discurso basado en mitos populistas que justifican la existencia de la prostitución. “La prostitución como la profesión más antigua” También el ridículo mito de que la prostitución evita las violaciones puesto que el hombre quien tiene una sexualidad incontrolable, necesita desfogarse. Esta racionalización (aunque de razonamiento no tiene nada) se lleva a considerar la prostitución como un mal necesario. Es, en ese sentido que tenemos la declaración de Tomás de Aquino : “la prostitución como el sistema de desagüe: repugnante pero indispensable” . Debería llamarnos la atención los contradictorios argumentos, que persisten frente a la prostitución, argumentos los cuales justifican, reglamentan, y legalizan una actividad que la sociedad considera despreciable. Es sumamente importante poder criticar este discurso y revelar la hipocresía de la sociedad que condena a la prostitución (Por ende a las prostitutas también), pero al mismo tiempo toma todas las medidas necesarias para asegurar su permanencia.

Quisiera reemplazar los clichés sobre la prostitución que siempre se usan con dos frases que son realmente ilustrativas, para comprender cuál es el significado de la prostitución en nuestro medio. Una lo explica así: “La actitud que una sociedad tiene frente a la prostitución suele ser un barómetro con que se mide el grado a que ha sido reducida la mujer, es decir un objeto. Una simple cosa”. La otra es muy similar “La percepción que la sociedad tiene de la mujer es lo que crea la prostitución”. Entonces, si alguien dice que la prostitución es la profesión más antigua, es porque la sociedad patriarcal precede aún a la prostitución y esta antigua profesión demuestra cuan larga, cuan prolongada ha sido la opresión de la mujer.


Lo prometido es deuda, actualizaré pronto. Parte 2,3 y 4
Saludos libertarios a todas las que pasan
Por cada mujer cansada de ser calificada como "hembra emocional", hay un hombre que aparenta ser fuerte y frío para mantener sus privilegios.