sábado, 5 de enero de 2008

Testimonio de una compañera

Era un bonito día. Me había comprado unos cordones fucsia para mis botas. Eran las 4 p.m. la tocata empezaba tipo 8 o algo así. Quería ir. Más que mal, hace tiempo que no iba a una. Sabía que la iba a pasar bien. No me quedaba duda. Era como que todo se había conjugado para que esa noche fuera inolvidable. No. Para que ponerle tanto color. Para que hueá fuera la raja no más.
Me fui de mi casa como a las 7:30, teniendo en cuenta que toda tocata “punk” empezaba como una hora después de lo estipulado en los flyers. Me daba igual. Ya estaba en la micro tomando agua mineral. Lo que pasa es que no quería quedar ebria, como otras veces. Creo que mi error fue tomar demasiada agua. Bueno en fin, la cosa es que me baje no sabiendo muy bien en donde sería la tocata.
Me encontré con un conocido que no veía hacía siglos, le pregunté por su polola, con la cual, nos hicimos la cimarra un día, y yo termine jalando coca en un barrio que ni siquiera sabía que existía y con un chupón en el cuello. Pero esa es otra historia.
Después de la charla, tratando de encontrar la sede, que estaba a sólo dos casas de un cerro; me quedé afuera conversando con él y otro mino que es amigo de mi mejor amiga, que aún no llegaba.
De repente vi a ese hueón, que conocí para la navidad. Un punk viejo, de esos que duermen en la calle y machetean afuera del supermercado. Al que estaba evitando hacía dos semanas porque me dijo que se quería ir a vivir conmigo. Una mierda de persona en realidad.
Se puso al frente mío y me preguntó que porque mierda no le había contestado el celular ( el primer día tenía 52 llamadas perdidas de el, da para asustarse ¿no?). Le inventé que se me había quedado en la casa y que yo me fui a la playa. La verdad es que no quería verlo.
Me empezó a gritar en frente de todos. No sabía si reírme o sentir miedo. Sin pensarlo mucho me fui por la primera opción. Él entró enojado a la tocata y yo seguí conversando con ellos. “Que se cree este hueón” y esa onda.
La cosa es que el agua empezó a hacer efecto y me dieron ganas de mear. Uno de los hueones con los que estaba conversando me dijo que los dueños de la sede, cuando se fueron dejaron los baños cerrados, porque nosotros, los “punks” teníamos fama de hacer mierda los baños.
Entonces le pasé mi mochila a uno de esos hueones y dije que quería ir a mear. Uno de ellos me preguntó si quería que me acompañara, yo le dije que no. Voy caminando hacia el cerro, y cuando miro para atrás me doy cuenta que me viene siguiendo el punk viejo. Hago como que no lo veo y me agacho para mear. Me paro y estaba en frente mío. Me volvió a gritar todas las cosas, yo ya estaba lateada. Me quería ir.
Doy un paso y el me toma del brazo y me da un combo. En otras ocasiones hubiese reaccionado de otra manera. Una patada en los cocos, algo así; pero fue tan repentino que no pude hacer nada. Hasta el día de hoy no sé como explicar mi reacción.
Luego me tomó del brazo y me llevo mucho más adentro del cerro, no puse resistencia. Sólo seguí caminando como un zombie. No escuché lo que me estaba gritando, era como una película blanco y negro. Y en cámara lenta. Luego me volvió a pegar un combo en toda la mejilla izquierda y caí al suelo.
Me sacó los pantalones y me gritaba que no llorara. Miré toda la ciudad. Se veía tan linda. Me corrían las lágrimas y le suplicaba que por lo que más quisiera, parara. Nunca lo hizo. sE había transformado en un energúmeno. Tenía los labios blancos y los ojos desorbitados. Después de hacerlo la primera vez, prendió un cigarro, y me pateo en el suelo. Lo que me dolió no fueron las patadas, sino recordar la voz de mi viejo diciéndome “te lo dije”.
Le supliqué que me dejara ir, mientras el reloj del edificio coca- cola le iluminaba la cara de hijo de puta. El se empezó a reír muy fuerte. Y me dijo que me sacara la polera. Yo me puse a llorar, y me pego una cachetada que callo mi llanto en seco. Me la saqué, mientras saboreaba algo que no sé si eran lágrimas o sangre. Quizás las dos cosas.
Después me dijo que me acostara de estómago y se paro arriba mío, pisando mis brazos con sus pies. Yo grité. Se agachó riéndose y con su cigarro me empezó a quemar la espalda. Me mordí los labios. Ya no quería que me viera sufriendo.

Miré el reloj. 9:15. Me bajo los pantalones y se puso encima mío. Traté de no pensar que estaba ahí. Puse mi mente en varias cosas. En que si me mataba saldría en “Mea Culpa” o algo por el estilo. Reí un poco. Después de que acabó, me preguntó que porqué reía. Le dije que de nada. Y fue ahí cuando me dijo que me agachara. Y me dijo que comiera tierra. Al principio no lo hice. Pero me tomo del pelo y me hizo comerla. Jamás la había probado. Sabe como el forro. Mientras él hacía eso se puso a llorar. Yo me alegré porqué pensé que se había arrepentido y me dejaría ir. Me decía que él no debió haber echo, que si me hizo todo eso era porque me amaba y no quería que yo me burlara de él. No sabía si cagarme de la risa, o sobarle el lomo para que me dejara ir. Hice lo segundo por razones obvias. Me senté a su lado y lo besé. Tenía ganas de vomitar, pero me las aguanté. Luego se rió y me pegó una cachetada “¿Vo crei’ que yo soy hueón?”. Cagué pensé.
Aproveché de mirar la hora: 10.23 p.m. Había una piedra grandota a centímetros míos. La tomé disimuladamente. Pero él me vio, me la quitó y se cagó de la risa. Sacó de su bolsillo echo por el mismo, un plumón. Yo me puse a llorar de impotencia, sabiendo que nunca bajaría de ese cerro de mierda con vida. Él escribió mi nombre en la piedra, agregándole el detalle de “Q.E.P.D.”. Creo que fue en ese preciso momento que me dio pánico y me puse a vomitar. Las lágrimas se confundían con el vómito. Todo me daba vueltas, lo único que quería es que si ese culiao me quería matar que lo hiciera luego y que terminara con este circo de mierda de una buena vez.
Me saqué el candado que tenía en el cuello, a lo “Sid Vicious”, y lo puse en mi mano, cuando escuché de abajo del cerro, la voz de mi amiga buscándome. Creo que casi me desmayo de la emoción. Me dijo que me quedara quieta o sino la mataba a ella también. Me quede quieta, rogándole no se a quién chucha que por favor me sacarán luego de ahí.
Luego las voces desaparecieron, el se rió. “¿Quién se va a interesar por una weona como tu?” Luego comenzó a decir que él sabía lo que era la calle, que no era como los pendejos que vivían con sus viejos, que le daba vergüenza ver que el punk estaba plagado de giles mamones, que si el me hizo eso era para que lo pensara dos veces antes de humillar a un punk vieja escuela como él. Me empecé a reír. Que mas daba si ya me iba a morir. Eso lo emputecio y me empezó a patear en el suelo. Sin embargo yo seguía riéndome. No sé muy bien de que, pero puta la wea chistosa.
Cuando ya estaba como casi de tirar la esponja, veo a mi amiga en el otro cerro y me vio. Me gritó algo como “Weona deja de follar”. El hueón sé que se asustó por que me dijo que íbamos a bajar pero que actuara normal. Y que no lo demandara por que el no había echo nada. No sé si estaba hablando en serio, por que lo que me dijo fue bien estúpido. Íbamos bajando y le grité a mi amiga “vamos a mochar conchetumare!!!!” se me salieron algunas lágrimas.
Llegamos a la esquina y el me tenía de la mano. Se la solté y abrasé a la hermana de mi amiga, y me puse a llorar, mientras mi amiga seguía discutiendo con él. No sé de dónde mierda me salió tanto llanto. Después cuando ya se fue yendo, yo le conté a mi amiga lo que había pasado. Ésta se puso a llorar conmigo y su hermana entró a la tocata y salió con muchos amigos punks y skins, a buscar al hijo de puta. Yo no sabía que hacer después de eso. Sabía que siempre me iba acordar de esa noche del 13 de Enero del 2007.


Hoy a más de un año puedo decir que si. Que fui abusada por alguien de mi propio movimiento, pero no por eso tendré que agachar la cabeza y sentir vergüenza por algo a lo que nadie esta exento.
A raíz de esto, me convertí en anarco- feminista, porque me siento digna y orgullosa de mi condición de mujer. La liberación está en la cabeza.
Yo me caí esa noche, así como muchas nos podríamos caer, pero está en nosotras mismas la fortaleza de volvernos a parar.

COMPAÑERAS SIEMPRE
ACCIÓN Y REACCIÓN

ANARCO – FEMINISTAS A LA LIBERACIÓN

12 comentarios:

Psikodelia dijo...

Kreo ke soy el primero en dejarte un komentario, y realmente no se ke decirte, si yo fuese mujer me hubiese costado una enormidadsalir adelante, pero este texto me sirvió para evaluarte y concoerte más como persona, eres una mujer digna y con valores muy respetables, ahora entiendo tu forma de ser con algunos hombres, pero espero ke sepas separar las kosas, puesto ke no todos los terricolas son iguales, y graxias por tomarme en kuenta e invitarme a leerlo, de verdad ke me sirvio para reflexionar una enormidad, y de otras kosas ke no kumplí komo hombre (espero ke te akuerdes a lo ke me refiero), en fin, mucha fuerza kompañera y ¡hasta la viktoria final!

Anónimo dijo...

LA HISTORIA ES BASTANTE BRIJIDA Y DENOTA ALGO QUE SE DICE SIEMPRE, LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER NO RESPETA NADA...NI CLASE SOCIAL NI NADA
OJALA QUE ESE HIJO DE SU MADRE
SE ESTE UNA O PUDRIENDO EN LA CARCEL O SE SIGA PUDRIENDO EN SU VIDA CON ESE PENSAMIENTO DE MIERDA QUE CREYENDO AMAR A UNA MUJER IMAGINA QUE DEBE GOLPEARLA.....

camaron flaneur dijo...

te has casado con el dolor, en esa infamia, en esa horrible historia, hay algo de hermoso: tu actitud hacia el dolor tomandolo como parte de ti, dandole forma para una alma hermosa. tus ojos tristes y bellos llenos de clamor triunfaran, en la algarabia del espiritu machista imperante, y saldremos sonriendo, para un futuro lleno de colores, PUÑOS ARRIBA!

Seccion norte skinhead girls dijo...

Que tal katy?
con este testimonio has dejado demostrado que tienes un gran coraje, ya que muchas mujeres incluso pertenecientes a algun tipo de mov, revolucionario desvian la posibilidad de que alguna vez les toque enfrentar cualquier tipo de violencia, es mas reconoces con dignidad que alguna vez fuiste victima siendo una luchadora muy en contra de estos actos hacia nosotras, en lo personal mas vale una cuando lucha por algo que vive dia a dia o que en algun momento vivio en carne propia.

un aguante y mi apoyo en lo que sea, te conozco poco pero me gusta como tratas de demostrar ya sea escribiendo, lo que llevas en tu cabeza.

nos vemos por ahi.

Michelle Bachelet dijo...

Saludos mi niña, su testimonio da a conocer la intriga, el dolor, el sufrimiento, y la impotencia que muchas mujeres hemos de haber pasado alguna vez en nuestras vidas; el hombre siempre ha tendido a ser mas violento, ya que la violencia no es mas que la herramienta del que no tiene argumentos.

Te desea lo mejor Michelle Bachelet

Roberto Durán Manríquez dijo...

Por la señorita. Esta dolorosa raya de tigresa es una más de tantas que tendrá, quizá la más oscura, la más odiada, pero tb la que le ha dado la posibilidad de mirar de frente, apuntar al culpable, buscar la sanación de la víctima. Un gran abrazo y piense en el futuro y en la hermosura de su piel de tigresa que, vista desde lejos, hace de ud. una hermosa silueta en este mundo tan feo.

Roberto.

ZombieGirl dijo...

La furia del cobarde. Me agrado el blog, no por una razon morbosa (no se porke aclaro), solo que me vi en un par de situaciones d emierda que jamas tube el valor de relatar. Por lo tanto, mi humilde opinion... sos digna de admiracion mujer. mis siemrpe respetuosos saludos.

Adios.
Atte: muerta... dueña d eun blog tonto y sin sentido...

Negra dijo...

y que onda con el conch... le pegaron, lo agararron??? dificil situacion y es dificil reivindicar luchas sobre todo cuando las cosas dejan de ser ajenas y se hacen carne propia...
newen newen!

fuerza mujer!!

AMANITA_PUNK dijo...

ese hijo de puta no es ningun punk...es un maldito dejenerado ke viene a darselas de punk por ser el mas podrido kuando realmente lo ke se buska es ser kontestatario frente a un sistema ke nos oprime..komo lo hizo ese hijo de puta kontigo...al menos no decidise ser una victima...yo tampoko aunke algunos no lo entiendan...se de ke hablas y aki hay un brazo libertario kompañera

Anónimo dijo...

emmm...
no se k decir me fui pa dentro con tu testimonio... sepo solo queda decir....fuerza compañera....hasta la victoria siempre....nunca dejes de luchar en contra del regimen machopatriarcal en el cual vivimos en este momento!!......
nunca dejes de alzar tu voz para decir que eres mujer i estas orgullosa de serlo......

veenuus dijo...

No puedo creer que un hombre pueda ser tan hijo de puta, pero la verdad es que existen muchos como ese.
Fuerzas!

(-A-)
+

Anónimo dijo...

tu historia ms k darme pena k eso es lo k no kero ,,.... me da fuerzas es un buen ejemplo :) putamare kien dice k las mujeres somos el sexo debil tu istoria refleja muxo lo valient k puede ser una mujer....no kallemos maaaaas..
ARMATE MUJER!!!

Por cada mujer cansada de ser calificada como "hembra emocional", hay un hombre que aparenta ser fuerte y frío para mantener sus privilegios.